La estanqueidad de los lubricantes

El motor es considerado como el corazón de los vehículos, todos los diferentes sistemas del coche son importantes, pero este es el encargado de moverlo gracias a la fuerza que genera. Sin embargo hay piezas que son altamente relevantes como los pistones y los cilindros, en ellos uno de los “súper poderes” del aceite se desarrolla, la estanqueidad. Esta es indispensable para convertir en movimientos a la energía del combustible.

La mayoría de los propulsores modernos constan de muchas zonas y elementos que requieren de lubricación, sobre todo aquellos que se mantienen en contacto con otras piezas y las que permanecen en movimiento. Por ejemplo, la zona en donde se quema la mezcla que produce la energía que mueve al vehículo es de las que necesita ayuda extra para que la fuerza explosiva se concentre, esa es la estanqueidad.

Provecho del combustible

Para que toda la energía sea transmitida al pistón, es preciso que la cámara de combustión esté completamente estanca; esto permite que la energía de la explosión no se escape. La estanqueidad está basada en la capacidad de evitar que las partículas externas como el polvo, el aire o el agua, entren o salgan de un circuito o pieza.

Por esa razón es que la estanqueidad que aporta el aceite de motor es tan importante, este crea una capa que no solo lubrica, sino que rellena todas las holguras existentes entre los pistones y los cilindros para que la cámara quede sellada. Es perentorio que el aceite sea viscoso para que tenga más capacidad para rellenar holguras grandes, que son usuales en coches antiguos o que tengan mucho kilometraje.

Si se trata de un motor pequeño entonces no es preciso un lubricante muy viscoso puesto que estos son más ajustados. La consistencia del lubricante es determinante en el buen funcionamiento del motor, si se usa uno de baja viscosidad en uno que amerite ser alto, traerá serios problemas. Ello puede originar filtraciones de productos provenientes de la combustión al cárter y degradar rápidamente el aceite por la contaminación.

La estanqueidad generalmente pasa desapercibida porque no se ve a simple vista, además de que es un poco más difícil de comprender que la lubricación normal. Muchas de las averías suelen ocurrir no por desperfectos de la pieza, sino debido al mal uso por desconocer muchos aspectos. Reparar el motor, que generalmente es el más afectado en estos casos, puede ser muy caro y reponerlo es peor.

Buscar un motor completo es posible que sea más barato que hacerlo por piezas; entonces, visite motoresbaratos.net y podrá obtenerlo desde cualquier lugar en el que se encuentre el motor que precisa con solo rellenar un corto formulario.