¿Vives tu sofá?

sofa-vives

No hay duda, los sofás son para vivirlos y para disfrutarlos y eso es algo que tienen muy claro en Sofundas.com. Por eso, en esta página puedes encontrar fundas para sofás, sillas, sillones y más tanto para proteger tu sofá nuevo como para hace que tu sofá usado se vea totalmente impecable y como si fuera su primer día en casa.

Vivir un sofá es disfrutarlo sin pensar en que hay que tener cuidado de no mancharlo. Lógicamente no vamos a saltar sobre el sofá, pero sí podemos tumbarnos en él para ver una película, compartir las palomitas o picotear algo. Y no queremos dejar de hacer esas cosas porque pueda mancharse con un poco de grasa o rozarse con una zapatilla.

Una de las maneras de tener tranquilidad al respecto es con una funda. Las fundas permiten que toda la familia, incluyendo a los miembros de cuatro patas, puedan subirse al sofá, picotear sobre él, jugar, pintar o realizar cualquier actividad propia de una sala de estar sabiendo que el sofá está totalmente protegido.

Las manchas y olores no son un problema

Si se mancha, algo que es seguro que acabará sucediendo si se vive a fondo el sofá, solo hay que quitar la funda, lavarla y volver a colocarla para que se vea de nuevo impecable. Y si en la casa se vive mucho y por mucha gente, la solución está en tener dos fundas para poder tenerlo siempre protegido e impecable.

Además, si se eligen dos fundas diferentes, pero que se coordinen con el resto de la habitación, el sofá cambiará de aspecto todas las semanas y se verá siempre bonito, limpio y con el mejor olor incluso si se trata de una casa en la que se fume en la sala de estar o en un salón unido a la cocina.

Todos los sofás tienen su funda

Existe una funda para cada tipo de sofá, no importa que sea chaise longue, un tresillo clásico o uno de rinconera. Los diferentes colores y estilos harán que sea muy fácil encontrar uno que encaje no solo con el mueble, sino también con el estilo de la casa y con los colores de la habitación.

Y lo mejor de todo es que son muy fáciles de colocar, por lo que no te va a dar ninguna pereza poner y quitar la funda tantas veces como sea necesario para vivir el sofá a tope, pero con limpieza.